Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


4.6.03  :: 02:12

La frialdad de la sala se encubre entre salutaciones y risas cautas. Risas de hombres que portan corbatas satinadas en tonos pastel y de mujeres ejecutivas enfundadas en trajes sastre de colores sobrios y zapatos de tacón mediano; todos portafolio y celular en mano, algunos con laptop, otros con palm.
El enorme ventanal circular despliega por escenografía el monumental paisaje arquitectónico de Santa Fe, Cuajimalpa, al poniente de la ciudad de México. La zona urbana que mayor inversión ha recibido. El mejor negocio de bienes raíces. El ghetto en el que voluntariamente se siguen enclaustrando los corporativos que hacen negocios en este país.
Los hombres se saludan palmeándose con enjundia las espaldas. ¡Qué se sienta el aprecio, vaya! Los besos, casi todos, son al aire. Gente muy joven, muy correcta, y escrupulosamente engalanada para el suceso cotidiano.
A mí me ha costado trabajo llegar. Me he equivocado dos veces de distribuidor vial antes de recorrer en todas direcciones las calles que circundan las enormes manzanas de esta zona. Me he metido a tres estacionamientos distintos. En uno de ellos hasta me dejaron aparcar, en recepción me pidieron registrarme y a punto estuve de hacer todo el numerito de no darme cuenta a tiempo de que estaba en Telerisa y no el edificio detrás. Luego me perdí entre ascensores y pasillos, hasta que atiné. Atiné a pedir socorro a alguien de seguridad, que tuvo a bien traerme llevarme hasta donde debía llegar.
A la pregunta de cómo te va, se responde o que bien o que con mucho trabajo. Supongo que muchos de los aquí presentes contestan como lo hago yo. Ni están bien, ni tienen trabajo, pero lo correcto es lo correcto. Cualquier diferenciación podría provocar sospechas. A qué sacar a relucir miserias. Además a quién le importa y si le importa, no hay que perder de vista que esto es un juego, debe ser sólo por obtener ventaja.
Los "bien" que más me gustan son los reiterados. "Bien, bien" es una frase que siento que apadrina, que acoge, hasta parece recapacitada. En cambio los "muuuy bien" me intimidan, más a medida que más ancha sea la triunfal sonrisa de la que se acompañan.
Es la hora de entrada de los viejos. No saludan a nadie, en el mejor de los casos alguna señal de reconocimiento. No tienen tanta necesidad de formas. Han dejado los sacos en sus oficinas. Descomponen la disposición de las sillas. Al grano.
Yo me helo, víctima del efecto Juventud, producto del refinado y excesivo uso de aire acondicionado que mantiene el cutis criogenizado. Un cigarro me despertaría, pero fumar ya no es correcto. Tampoco lo son más el café o las galletitas. Bostezo. El más viejo me mira, me conoce, me sonríe. El guiño me alerta. Afuera llueve a cántaros.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat