Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


13.1.04  :: 01:41

« ay Pedro
Tu voz rasposa y delicada,
juguetona, a pesar de los pesares,
como la del magro niño del metro
en pos del amargo trago de la vida

ay Pedro, cuántas cosas dejas
de letras, anécdotas y llagas

Y Pedro... sí...
que te hablen ahora
los poetas
aquéllos a cuales tanto pregonaste
como lo hacían los hijos del mar
en el anciano helesponto, y
que llamaron a su padre Homero,
imaginando la muerte ciega
que llevamos dentro
encubándose
como niño cariñoso,
y así generan poesía »

12/01/2004
Gracias, Ayax

Gracias, Jimena

Gracias, First Tango

Gracias, Juan

Gracias Calcio por tu abrazo.
« recuerdo la habitación y cada una de sus paredes envueltas en cartón para evitar que se colara el frío. recuerdo el baño y aquella gran tina blanca. recuerdo esa noche en que llegué a tu casa, era una desconocida, pero me quisiste desde el primer instante y me quisiste más cuando supiste que venía del fondo de la mar. me regalaste un libro, miento, fueron dos. me invitaste o me invite sola un par de copas de vino. fumé. reí. callé. te escuché hablar sobre el amor, en ese instante yo me sentía realmente enamorada. dijiste algo de olvidar, no recuerdo bien. pero en ese instante quise ser como tú y reír a pesar de... te recuerdo vestido de manta blanca y sombrero.»
10/01/2004
Gracias, Nanilkah

La Martiniana, de Andrés Henestrosa, es una de mis canciones predilectas; ya la he mencionado antes, en noviembre, con ocasión a la celebración de las festividades de Muertos, a las que para colmo, el deceso de Pedro suma un día por celebrarse su onomástico el día 3 de noviembre.

Esta otra versión, que he escuchado tantas veces estos días (en mucho debo a Pedro haberme interesado por la cultura oaxaqueña), la tomo de uno de mis discos también favoritos, The Border, de Lila Downs.

Niña, cuando yo muera / no llores sobre mi tumba, / cántame un lindo son, ¡ay, mamá! / cántame la sandunga.

Lúcero de la mañana, / el rey de todos los sones, / canta La Martiniana ¡ay, mamá! / que rompe los corazones.

No me llores, no, no me llores, no, / porque si lloras yo peno, / en cambio si tú me cantas / yo siempre vivo y nunca muero.

Si quieres que te recuerde, / si quieres que no te olvide, / canta sones del alma, ¡ay, mamá! / música que no muere.

Y ya que estamos en esto de las despedidas, aprovecharé el estado de ánimo imperante para dar el adiós a los siguientes blogs de amigos.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat