Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


7.4.04  :: 19:21

No sé qué decir. Quizás debiera empezar diciendo que la espera sigue. Ya un trámite, ya otro. El caso es que siguen adentro y no hay quien comprenda qué necesidad hay de tener que pasar por todo esto.

De mi visita puedo comentar, primero, que las colas para entrar y luego para obtener un pase son infernales, que hay que ir armado de paciencia. Segundo, que uno no debe olvidar que no hay que ir vestido de negro, ni de beige, ni de blanco, so pena de perder la chaqueta favorita por olvidar que era negra y agarrarla al paso en el último momento. Tampoco hay que llevar botas ni pañuelos y si a una se le olvida, bueno, pues afuera se puede por ocho pesos rentar unos zapatos. Tercero, que las mujeres sí los visitamos y bien arregladitas, cómo no. Al menos dos terceras partes de los visitantes eran damas .... y niños, muchos niños. No creo que la situación sea inversa en el reclusorio de mujeres. Cuarto, que no se sabe qué decir cuando finalmente está uno adentro. Quizás para la próxima sea yo un poco más elocuente, aunque lo único que todos deseamos es que la próxima nos veamos sencillamente afuera.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat