Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


26.8.04  :: 12:39

« En la noche de un espacio húmedo (el vientre de mi madre), un espermatozoide venció a un millón de competidores. Durante ese maratón microscópico, todos murieron excepto uno. Y el vencedor dejó de existir cuando se unió con el óvulo, formando los dos uno solo: el Otro.
El espermatozoide aterrizó sobre el óvulo como si hubiera sido un astronauta, y el óvulo, un lejano planeta. Ese día Flash Gordon no sobrevivió como tal: se unió con el óvulo, planeta desconocido.
De esa fusión nació el Otro, llamado Philip Jose Farmer. Nueve meses más tarde, esa entidad se posó a su vez sobre otro planeta desconocido: la Tierra. Este relato de ciencia ficción que es la historia de todos los bebés continúa tras el impacto: el recién llegado cayó en manos de unos extranjeros que hablaban una lengua incomprensible y seguramente no pensaban como él.
Esta historia que dura desde siempre es la de una lucha salvaje por sobrevivir en este planeta, esforzándose por convertirse en un ser humano completo, lo que los chinos llaman "Un hombre redondo". Pero la identidad salida de ese aterrizaje forzoso, más o menos humano, semi-robot, iba a tener que trabajar toda su vida para transformarse en un ser humano completo: esa será la meta de su odisea en este planeta. Muchos lo intentan, pocos los consiguen. Y, aparentemente, el final inevitable es la muerte.
¿Por qué, entonces, seguir viviendo? Tal vez porque la muerte es otro aterrizaje forzoso que nos proyecta hacia una nueva fusión donde nos convertimos una vez más en Otro, donde entramos en combinación con Alguna Cosa, para convertirnos a su vez en Alguna Otra Cosa. Y, si nuestro libre albedrío no nos ha servido para pasar del semi-robot a una forma humana, lo más parecida posible al hombre redondo, ¿eso va a impedirnos acceder al otro mundo? Igual que millones de espermatozoides, cuando se produce una eyaculación, se quedan en el camino sin unirse con el óvulo; solamente uno lo consigue, y se transforma en entidad, el Otro. »

Philip Jose Farmer, escritor de Ciencia Ficción.

A través de Lobo Sector

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat