Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


26.11.04  :: 22:36

La Trinchera, José Clemente Orozco

En el México Independiente del siglo XIX dos corrientes son las que contienden: la liberal y la conservadora. Los conservadores eran gente que querían justo eso, conservar las cosas más o menos como eran durante la colonia. Los liberales, cuyo más reconocido líder es Benito Juárez, no.

Si alguien se pregunta por qué Juárez siendo indígena oaxaqueño, nunca habló de indígenas, pues es por liberal: los liberales negaban la tradición hispánica, indígena y católica, a la cual consideraban una reminiscencia colonial con la que se debía romper a toda costa.

Fascinados por el progreso del norteño vecino, creyeron en sus instituciones republicanas como causa: la burguesía, la democracia representativa y el federalismo. Adoptaron por tanto como su modelo político el de Estados Unidos. Su objetivo, el futuro engrandecimiento. Su misión, crear una amplia clase pequeño burguesa con libertad de culto, trabajo, comercio, educación, expresión y pequeña propiedad. Sus enemigos, el pasado, la ignorancia; el clero, los militares y la aristocracia, cualquiera que viviera del erario público, cualquiera que se sintiese meritorio de fueros y privilegios, inclusive las comunidades indígenas. Por filiación, los liberales mexicanos buscaron y encontraron siempre el apoyo de los Estados Unidos.

Los conservadores por el contrario, lo único que veían en el progresista país, que cada vez asentaba más colonos en los poco poblados estados mexicanos del norte, era una amenaza a la soberanía, por lo que insistían en un gobierno centralista.

Curiosamente, sus acciones hicieron realidad lo que más temían. Texas, temeroso del recorte de sus facultades federales ante un giro del régimen al centralismo, se declara independiente en 1835 bajo el auspicio de los políticos liberales mexicanos Lorenzo de Zavala y Valentín Gómez Farias. Luego, al anexarse voluntariamente a Estados Unidos (1845), éste exigió que se le reconociera como límite el río Bravo, que no lo era; y así se suscitó la guerra que concluyó con la pérdida de más de medio territorio mexicano en 1848, Texas incluida.

Igualmente, la invitación que hicieran al príncipe austriaco, Maximiliano I, para ocupar el trono de México, también les resultó contraproducente, pues el príncipe era partidario de la política liberal y decretó la nacionalización de los bienes eclesiásticos, la libertad de cultos, la creación del registro civil y la legislación sobre salarios y condiciones de trabajo entre otras leyes, con lo que ratificó muchas de las Leyes de Reforma de Juárez a las que sus partidarios se oponían.

Muerto Maximiliano, una elite liberal inició lo que otros, que creían en una democracia de partidos, consideraron una dictadura unipartidista que no reconocía la igualdad política y de sus expresiones concretas: el sufragio casi universal y el derecho a la ciudadanía. En este período se proclamaron la Ley de Instrucción Pública - gratuita, laica, obligatoria y positivista -, las libertades religiosas y de prensa, el transculturamiento del indio y el fomento del nacionalismo en las letras y las artes. Se fundó la Escuela Nacional Preparatoria. Gabino Barreda - elaborador del proyecto educativo - en un discurso, resumió en tres palabras el plan de los liberales: "Libertad, orden y progreso".

Finalmente los liberales habían terminado por desbandar a los conservadores. En 1876, el general, antes juarista y liberal, Porfirio Díaz, terminó por desbandar también a los liberales.


***

Transcurren catorce años de paz forzada. Díaz reconcilia, pero a base de injusticias y de otorgar privilegios. Aprovechando la fragmentación del poder causada por el federalismo, restructuró el antiguo equilibrio de poderes regionales, enviando como gobernadores a sus más aliados más fuertes, con lo que aumentó la esfera de acción del Estado central. Los dogmas de la época: primero, paz ante todo; segundo, poca política y mucha administración; y tercero, conseguir la aprobación del extranjero. Modelar la patria por sus contornos, dice Alfonso Reyes, es el concepto del Positivismo Evolucionista, que privaba en las escuelas públicas de entonces: el ser es un producto del medio ("México es una Nuez", discurso pronunciado en Buenos aires el 3/XI/37).

La cada vez mayor ingerencia de la Iglesia católica en los asuntos políticos del país, que viola las Leyes de Reforma, desencadena en 1900 la reorganización de los liberales.

Lo que inicia como un anticlericalismo militante a poco se convierte en un aire de rebelión. Se organizan círculos, se publica, se conforma el Partido Liberal Mexicano (PLM). La respuesta del gobierno fue la cárcel de las cabezas más visibles.

A pesar del resentimiento, ante el clima de represión, los liberales mexicanos se expatriaron voluntariamente en los Estados Unidos. Allá se reorganizaron. Allí fue también donde afloraron las discrepancias dentro del grupo, relacionadas con la pugna por la dirección entre Camilo Arriaga - iniciador del movimiento - y Ricardo Flores Magón, considerado "El Apóstol de la Revolución", quien perseguido incluso por el gobierno estadounidense, que empezó a verlo como porvocador social, se vio obligado a trasladarse a San Luis, Missouri. Desde allí publica el Programa del Partido Liberal Mexicano que después será acogido por Zapata e integrado en la Constitución de 1917; y en el que se invita abiertamente al pueblo a rebelarse contra la dictadura porfirista.

Los integrantes del PLM, organizaron un movimiento revolucionario que debía estallar el 25 de Junio de 1908, pero que el Gobierno desarticuló rápidamente. En diciembre de ese mismo año comenzó a circular en San Pedro, Coahuila, un libro con el título "La Sucesión Presidencial en 1910". El autor del libro, Francisco I. Madero, no era conocido en los círculos políticos e intelectuales de la capital de la República, pero sí entre los liberales en el exilio.

Durante los siguientes años, el PLM, comandado por Flores Magón, abraza el anarquismo, mientras que el más moderado Partido Antireeleccionista comandado por Madero, aumenta su filas con los liberales que ya no comulgan con la nueva ideología de su partido.

Madero, refugiado en San Antonio, Tx, consigue adeptos para su Plan de San Luis. El 18 de noviembre de 1910, Aquiles Serdán en Puebla se sacrifica al ser descubierto. El 19, Ricardo Flores Magón publica Preciso es, proletarios y desheredados, que no os confundáis (...) Lo que necesitáis es que se os asegure el bienestar de vuestra familia, cosa que no hará, ni se los dará ningún gobierno. El 20, conforme al plan, se registran varios enfrentamientos en toda la república. En Chihuahua, Pascual Orozco y Pancho Villa los comandan; en Morelos, Emiliano Zapata. En Enero, los hermanos Flores Magón toman Mexicali con el apoyo de los wobblies y el 8 de mayo, Tijuana. El día 10, Orozco y Villa toman Ciudad Juárez y Díaz dimite de la presidencia.

Flores Magón no puede conservar el control sobre Tijuana, porque lo dejan sólo (quizás porque los seguidores en quienes confiaba eran liberales, no anarquistas) y el 17 de junio es desarmado por Madero. En Estados Unidos fue condenado a la cárcel por firmar una manifiesto dirigido a los anarquistas del mundo. Allá murió en 1922.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat