Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


20.1.05  :: 16:00

Es tarde y hace frío. El día de hoy fue un día pesado. Lo mejor que hice fue obligarme a ir al gimnasio. Siempre me sienta bien ir. Paso muchas horas sentada a la máquina y mi cuerpo es de los que reclama movimiento. Las horas sedentarias lo maltratan y él levanta sus quejas doliéndome. Soporta bien los desvelos, los ayunos, el tequila, el cigarro y el café, incluso largas horas concentrada sin siquiera necesitar hacer pis; pero cuando es su tiempo, no pide, exige. Exige bailar o caminar; o mejor aún, brincar y contorsionarse hasta que cada hueso y cada músculo y cada vena haya sido engañada y crea que ha servido para lo que es. Ayer no pude ir. El frío me tenía acobardada, enfundada en cuanto trapo fuera posible. Hoy también, pero sí fui, aunque debí llevar mi energía a rastras. ¿Qué más daba? Si aún con la pila cargada siempre a media sesión pienso que voy a desistir. Que me guste moverme, no quiere decir que sea atleta. No, no. Difícilmente puedo recorrer más de tres calles en una bicicleta. Caminar, sí, mucho - Low energy system - y hacer gimnasia también; más si me siento como bailarina del Bolshoi sólo con tocar la punta de mis pies.

Hoy hice primero una hora pilates de piso y luego un combinadito de aerobics con Tae Bo. Esta segunda actividad la hago sólo una vez por semana. Es la sesión de ejercicios que más exige de mí. Por eso la prefiero los sábados, para cerrar con broche de oro la semana, y con una instructora que según yo, es la viva encarnación de la heroína de Tomb Raider. Seguirla, además de subir a tope mi ritmo cardíaco, me hace sentir como dentro del videojuego; y terminar la clase, aunque no me quede más aliento, me hace sentir lista para lo que venga. No me gusta perdérmela, pero como es poco probable que este sábado esté en condiciones de hacerla - hay planes para el viernes - aproveché la inercia para tomarla con un instructor que, afortunadamente para la poca pila que llevaba, es muy simpático pero no tiene la fibra que tiene la chica de los sábados. El pobre se sintió mal de verme bostezar. ¡Qué mal la hice, pero qué mejor!

No me pasa desapercibida cierta mirada de desaprobación cuando digo que vengo o que voy al gimnasio. Asistir a uno es un claro síntoma de superficialidad para quienes son capaces de confundir cuatro o cinco horas semanales de actividad física moderada con el llamado "culto al cuerpo". Ciertamente ir a un gimnasio a realizar este tipo de actividades es una práctica artificial, la rueda en la jaula de un hamster. Pero cuando por filosofía o por naturaleza o por puro gusto uno quiere estar en conciencia de su dimensión corpórea, hay que echar mano de todos los ardides, ya que la vida que llevamos es de ostras, aunque con cuerpos que tienen la forma y la vitalidad de los primates.

A mí me parece que tanto el culto como el rechazo a cuidar del cuerpo, de nuestro vehículo y aposento constantes, de nuestro ser animal, son las dos caras de la misma moneda. A final de cuentas ambas, aunque con cargas contrarias, centran sus razones exclusivamente en la apariencia, dejando de lado que la mejor razón para no desatenderlo es que el cuerpo es la parte de nuestro ser donde realizamos el acto de estar vivos.


Una reflexión más. El cuerpo es un animal, un animal en cautiverio, al que sólo dejamos en libertad, y no siempre, cuando tenemos sexo. Pero somos animales al caminar, al comer, al mirar. Un animal olvidado del que se sirve la mente. Hacer ejercicio es como sacar a pasear al perro.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat