Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


22.2.05  :: 10:36

Cuentos de la tradición Sufi

« Ayunar es una forma de ahorrar en comida.
La vigilia y la oración son labores para la gente vieja.
El peregrinaje es una ocasión de hacer turismo.
Dar pan de limosna es algo para los filántropos.
Enámorate:
¡Eso es hacer algo!
»
Ansari

Bahlúl el Sabio Tonto, se encontró casualmente un día con el Califa Harún al-Rashíd.
- ¿De dónde vienes así, Bahlúl? - le preguntó el gobernante.
- Del infierno - fue la pronta respuesta.
Harún, asombrado le hizo otra pregunta:
- ¿Qué estabas haciendo ahí?
Bahlúl explicó:
- Se necesitaba fuego, señor, así que pensé en ir al infierno para preguntar si les sobraba un poco. Pero el individuo que estaba a cargo ahí dijo: "No tenemos fuego aquí". Por supuesto pregunté "¿Cómo va a ser? ¿No es el infierno el lugar del fuego? Su respuesta fue: "Te digo, en verdad no hay fuego aquí abajo. Cada uno trae su propio fuego consigo cuando viene".

En completo asombro, Harún al-Rashid hizo aún otra pregunta:
- Dímelo, Bahlúl ¿qué debería yo hacer para no llevar fuego allí abajo?
Bahlúl, el Sabio Tonto, desapareció a toda prisa gritando "Justicia... justicia... justicia..."

Sheikh Muzaffer


Nasrudin, el mulah [otro sabio tonto], fallecía de hambre cuando pasó por una aldea y escuchó que un rico terrateniente agonizaba.
- Soy doctor - les dijo a los aldeanos -, llevádme a su lado.
Una vez ahí, le tomó el pulso al enfermo y pidió una comida con pasas, pan y queso de cabra frescos. Los sirvientes se la trajeron y se fueron. Nasrudin comió los alimentos y rogó a Dios por el viejo.
Justo cuando dejaba la villa, el hombre murió.
- Tu remedio resultó contraproducente - le increparon los aldeanos.
- Agradeced - replicó Nasrudin -, si no hubiese sido por mi remedio, serían dos los que hubiesen muerto.


***

Otro día Nasrudin llegó a un pequeño pueblo donde fue invitado a dar un sermón. Él, que en verdad no sabia que decir, se propuso improvisar algo y así salir del atolladero. Entró muy seguro, se paró frente a la gente, abrió las manos y dijo:
- ¿Cuántos de ustedes saben lo que tengo yo hoy que decirles?
Nadie dijo nada porque nadie tenía idea. Entonces Nasrudin dijo:
- Si ustedes vinieron hasta aquí sin saber qué es lo que yo vengo a decirles, entonces no están preparados para escucharlo - y se fue.

La gente quedó sorprendida y le dio la razón. Así que le solicitaron que diera un segundo sermón.

Nasrudin, después de mucho empeño de los que insistían, accedió. Al día siguiente regresó, se paró frente a ellos y preguntó:
- ¿Cuántos de ustedes saben lo que tengo yo hoy que decirles?
Todos levantaron la mano esta vez.
- ¡Bien! Si todos ya saben qué es lo que tengo que decirles, no veo la necesidad de repetirlo - y se volvió a ir.

La gente quedó estupefacta. "¡Brillante!", dijeron y se propusieron invitarlo una tercera vez.

Una delegación de los notables fue a ver a Nasrudin, quien dijo que no, que de ninguna manera, que él no tenia conocimientos para dar tres sermones y que, además, ya tenia que regresar a su ciudad de origen. Pero al final lograron persuadirlo y Nasrudín fue ante ellos al siguiente día por última vez.
- ¿Cuántos de ustedes saben lo que tengo yo hoy que decirles?
Esta vez la gente, puesta de acuerdo, levantó la mitad la mano y la otra mitad, no.
- ¡Maravilloso! - dijo Nasrudin - En ese caso, los que saben... cuéntenles a los que no saben - y dicho esto se fue a casa.

El sufismo es una religión mística de origen persa con raíces en el Islam, aunque hay quienes lo consideran incluso anterior a éste.

Es la religión de la inmediatez. Su filosofía es la de lo relevante en el aquí y el ahora. Son devotos de lo absurdo y detractores de los dogmas. Su búsqueda es la de la verdad que sólo se encuentra mirando adentro de uno mismo, porque nada está afuera, aunque se esté en el mundo.

Conscientes de la imposibilidad de transmitir su sabiduría mística en lenguaje común, adoptaron el uso de la parábola poética para indicar que la verdad de La Vida yace detrás de sus múltiples apariencias. Los personajes de sus historias son casi siempre los mismos maestros que han corrido siglos de aventuras. Nasrudin, por ejemplo, el malhumorado mulah, fue en la realidad un maestro que vivió en el s.XIII en Persia y que se convirtió en uno de los más típicos de los llamados "Sabios Tontos": independientes, ingeniosos, surrealistas, cuyo talento es la supervivencia, porque para sobrevivir se requiere estar atentos a La Vida.

El sufismo es rico no sólo en cuentos y parábolas, también lo es en poemas. Mawlana Jalal'ud-Din Rumi es uno de los más importantes y antiguos.

« La brisa de la mañana guarda secretos para ti
No te vayas a dormir.
Debes pedir lo que realmente quieres
No te vayas a dormir.
La gente va y viene a través del umbral
Donde los dos mundos se tocan
No te vayas a dormir.
»
Rumi


  • El Amor es el Vino, libro en línea sobre sufismo del mismo Sheikh Muzaffer Ozak Al-Yerrahi Al-Halveti.
|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat