Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


21.2.05  :: 01:36

La misma mujer es asesinada una y otra vez. Muere la misma mujer ultrajada una y otra vez. Sus carnes son heridas, apuñaladas, golpeadas, una y otra vez. Disparos, asfixia, tortura, una y otra y otra vez.

El móvil es uno solo: la víctima es mujer.

Los asesinos no son uno ni dos ni una banda; sino muchos, dispersos, sin nexos entre sí. Su único común denominador es que todos ellos creen tener el derecho, el que les concede la fuerza, la pistola y la trampa, a satisfacer sus irrefrenables deseos con el cuerpo y la vida de esa mujer, criatura desgraciada.

Alguno empezó y no se le castigó. Los otros aprendieron que para resolver una bronca de novios, hay que matarla; una pelea de pareja, hay que matarla; un "no" y hay que matarla. ¿Para qué preguntar? Se la sube a una camioneta, se la viola y se la mata. Eso es lo que hacen los ruines ahí, en Ciudad Juárez.

Para frenar esta conducta no es suficiente hallar a los culpables de asesinato y para ello ser diligentes en la investigación y sanción de casos de violencia contra mujeres. Es también necesario evitar que se reproduzca más esta concepción perversa de lo que es la relación mujer-hombre, que es la más antigua culpable de este crimen que está sucediendo allá en Ciudad Juárez, pero también en otras partes del mundo, una y otra y otra vez.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat