Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


8.8.05  :: 17:25

« Queridas imágenes del mundo: alejaos de mí
hasta casi desaparecer, hasta convertiros en granos,
semillas que pueda llevar en la humedad de mi boca, reconociéndolas por su sabor debajo de mi lengua,
hasta que os escupa como piedras, igual que
un zorro vomita plumas de pájaro
»
Miguel Barceló, Cuadernos de África.

El domingo fui al Museo Rufino Tamayo en el último día de la exhibición de pinturas y esculturas de Miguel Barceló. Había sabido de él por su pluma, por sus reflexiones de viaje, por sus Cuadernos de África; y sentía una enorme curiosidad por su arte. La muestra la conformaban obras de su trayectoria de ya más de veinte años.

Me encantó el tratamiento que da al óleo. En sus cuadros crea fantásticos paisajes tridimensionales que en verdad emergen, capturan y llevan la mirada cuadro adentro hasta arrobarla en su espectáculo de texturas y colores.

Abstracta o figurativa, la composición se materializa y cobra relieve a través de la técnica mixta y la mezcla de pintura y otros materiales orgánicos. Pinturas que llevan el sentido del tacto a la mirada, nada que pueda ser vivido desde un cartel o reproducción fotográfica.

Mi favorito fue Marejada, un lienzo de gran formato con verdaderas crestas de gris y naranja sobre un fondo verde agua.

Entre sus acuarelas de África, bellas y leves, tan contrastantes con sus ricos e ilusorios paisajes, pude ver esta belleza, El Viento.

Sobre él:

  • « En Miquel Barceló la obra se teje con la vida misma... », El Procedimiento Vital de Miguel Barceló, un magnífico artículo sobre el pintor, su técnica y su taller a partir de la fotografía de Jean_Marie del Moral.


  • El artículo publicado en ArtesVisuales.com con los comentarios de Christian Domínguez, curador de la muestra en el Museo Tamayo (+).

El pintor español Miquel Barceló (Mallorca, 1957) tuvo un encuentro fortuito con Africa que lo confrontó con sí mismo y le reveló que su búsqueda, en efecto, estaba dentro de su ser. Sólo tenía que sacarlo.
Catapultado a la fama en los años 80, junto con artistas como el italiano Francisco Clemente y el estadunidense Julian Schnabel, a raíz de su participación en Documenta VII, en 1982, en lugar de vivir de los dividendos de su éxito como artista joven, porque su obra fue asociada en lo estético con el neoexpresionismo alemán y estadunidense, el creador se preocupó por ir detrás de la razón de ser "última y primigenia" de la pintura, como lo califica Christian Domínguez, curador de la exposición Miguel Barceló, que recorre 20 años de su trayectoria artística y que está integrada por más de medio centenar de obras, en su mayoría pintura, aunque también hay escultura.
El curador pide no perder de vista que es un artista mallorquino y tiene un posicionamiento estético muy mediterráneo, aunque no es el único. Es un creador para el cual "la interpretación del entorno es muy evidente y muy directa".
Aunque exploró el conceptualismo a mediados de los años 70, "no es un artista de herencia fría, mental, sino que viene por otro camino y apuesta por unos valores, digamos, eternos de la obra de arte".
Domínguez acota que muchos han criticado a Barceló de ser "anacrónico" por el simple hecho de pintar. Sin embargo, él decide apostar por el valor de la pintura y seguir radicalmente evolucionando dentro de ese camino.
Si Barceló ha "saltado" mucho dentro de la pintura, para Domínguez, a partir de 1995 aquél tomó un camino hacia una pictórica más consciente de sí mismo. Pero, más que autorreferencial, una pintura que busca prescindir de lo accesorio, sean elementos literarios, ornamentales o simbólicos. En caso de manejar una simbología, ya son metáforas de dimensión muy amplia.
Las obras más recientes son planos tridimensionales, porque la materia se desprende, literalmente, varios centímetros del lienzo. Además, muchas veces hace falta recorrer un ángulo de 180 grados para apreciar el cuadro en su totalidad.
En las metáforas del mar, de una caverna o de un fondo marino, "nos cabe en la memoria colectiva casi toda la historia de occidente". Barceló, agrega, es capaz de conseguir mediante la representación de una minucia, un universo de conexiones y vínculos.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat