Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


19.9.05  :: 14:12

Cuando se escuchan canciones en un idioma que no es el de uno, fácilmente se produce una ilusión poética. La imaginación y la música suplen al entendimiento, bien porque, aún cuando se sea un hablante competente de la otra lengua, experimentamos sus expresiones y palabras de un modo distinto o porque las palabras y expresiones nos son desconocidas o difícilmente audibles y sencillamente se funden de forma ininteligible con la música como otro instrumento. Digan lo que digan, el cómo lo dicen se torna difuso; pero entre sonoridad, imaginación y concepto, su ambigüedad se obvia poética.

En cambio, si la letra es en Español - y más aún, en el Español que habla uno -, el entendimiento es pleno y la poesía escapa de la claridad y de su musicalización. Una buena canción es como un delicado trabajo de telar en el que se alían entre palabras y notas los rápidos hilos de dos artes. Interpretarla, es un tercero.

A Rockdrigo lo conocí de la mano de quienes me enseñaron a apreciar la cultura popular mexicana. Yo le había escuchado años antes en voz de algunos de sus contemporáneos, gente que se envolvió en distintos movimientos folcloristas y latinoamericanos. No fue entonces cuando aprendí a estimarlo. Las imágenes y lenguaje que él proponía eran inusitados y groseros para lo que yo entonces creía estético. Pero estaba en el camino de exponerme a otras verdades y he aprendido algunas pocas cosas con los años. Aprendí que no sólo eran crudos y reales, sino también susceptibles a ser tratados con honestidad y belleza. Me bajé (o me bajaron) del tren de las aspiraciones y un día me subí por primera vez al Metro. Y empecé a conocer y a amar esta urbe y esta vida que llevamos y con ello a apreciar las rolas de Rockdrigo cantadas a viva voz las noches de la Del Valle.

Poeta es quien sabe usar el lenguaje, no para esconder, sino para revelar lo fascinante de la existencia y él lo hizo. Además lo entretejió con su voz rugosa entre los acordes de blues de su guitarra acústica y el sonido de su armónica, no en estos tiempos en que nada extraña que cada cual se exprese en el ritmo que quiera y con su propio léxico, sino en los años en que se consideraba que el blues, como el rock, sonaba sólo bien en inglés. Pues bien, con talento, Rockdrigo hizo sonar nuestro modo de hablar de forma coherente y natural para rocanrolear imágenes de eso que pasaba aquí.

« Ha logrado lo que para mi es un portento: Hacer que el español suene perfecto, de veras natural, en el rocanrol. El Tri andaba muy cerca, de hecho lo había logrado muy bien en varias rolas, pero con las letras del Rockdrigo (inteligentes, maliciosas, provocativas, poéticas) se puede afirmar que el español-mexicano es perfectamente idóneo para el rock. Quien quiera que haya presenciado los esfuerzos para que esto se lograra, ya que es esencial para el desarrollo de un verdadero rock mexicano, tendrá una idea de lo que significa. », José Agustín

Rodrigo Eduardo González Guzmán había nacido en Tampico y emigrado a Veracruz. Antes de ser abducido por el rock, sus raíces musicales se afianzaron en la región de la Huasteca. Luego vinieron los años de búsqueda. Cuando llegó a México, su sensibilidad estaba abierta a esta ciudad de hierro y a su devenir cotidiano. Pateó el asfalto y cantó sus composiciones en los camiones urbanos; hasta que logró un incipiente reconocimiento y los centros nocturnos le abrieron las puertas.

Fue el mayor exponente del llamado Movimiento Rupestre, un movimiento juvenil que inició con él a finales de los años 70's y que aún perdura en las composiciones de Rafael Catana, Armando Rosas, Jaime López, Carlos Enciso, Fausto Arellín y muchos otros; que pobló los escenarios de la contracultura de imágenes musicales, nacidas en sus sencillas guitarras, cercanas a nuestra realidad y a su tiempo; mucho antes de que Televisa se diera cuenta de que había mercado para un producto como el rock en tu idioma.

El Dylan chilango murió a los treinta y cuatro años de un pasón de cemento, se dice, abrazado a su mujer bajo las ruinas del edificio donde habitaba - escombros del destino - durante el terremoto de la mañana del 19 de septiembre del 85, cuando empezaba a cruzar el umbral de la fama. Seguro que jamás hubiera imaginado que con tan pocas grabaciones se convertiría en el ícono del rock mexicano y en una leyenda urbana, el contrapeso de aquel fatídico día.

A veinte años de que la musa engullera a su poeta, las rolas de el profeta del nopal - como se autonombró - siguen vivas. Vive su ternura, su picardía; vive su verdad y su crudeza.

No Tengo Tiempo (de Cambiar Mi Vida)
Aquí el emepe

Cabalgo sobre sueños innecesarios y rotos,
prisionero iluso de esta selva cotidiana,
y como hoja seca que vaga en el viento,
vuelo imaginario sobre historias de concreto.

Navego en el mar de las cosas exactas,
muy clavado en momentos de semánticas gastadas;
y cual si fuera una nube esculpida sobre el cielo,
dibujo insatisfecho mis huellas sobre el invierno
Ya que yo...

No tengo tiempo de cambiar mi vida.
La máquina me ha vuelto una sombra borrosa
y aunque soy la misma tuerca que han negado tus ojos,
sé que aún tengo tiempo para atracar en tu puerto.

Camino automático en una alfombra de estatuas,
masticando en mi mente las verdades más sabidas;
y como lobo salvaje que ha perdido su camino
he llenado mis bolsillos con escombros del destino

Sabes bien que manejo implacable mi nave cibernética
entre aquel laberinto de los planetas muertos
y cual si fuera la espuma de un anuncio de cerveza,
una marca me ha vendido ya la forma de mi cabeza.

Ya que yo ... no tengo tiempo....

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat