Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


8.3.06  :: 13:06

Nómbrame
Día Internacional de la Mujer

PARA REDACTAR CON EQUIDAD
Estrategias y Orientaciones para Evitar la Discriminación
(vía kchivaches)

« Es sabido que uno de los vehículos más eficaces de transmisión del sexismo es el lenguaje, sea por referencias de manera explícita -a través de estereotipos- o por omisión, haciendo invisibles a las mujeres. Ello proviene del generalizado uso del masculino singular o plural. (...)

« En la medida en que el lenguaje oculta no sólo a las mujeres, sino también sus actividades, está constituyendo un elemento de discriminación en tanto que no destaca no sólo el protagonismo femenino, sino -peor aún- su presencia.

« El problema más grave se plantea al constatar, como lo han hecho diversas investigaciones, que la reiteración de la marginación de las niñas en el lenguaje contribuye a crear problemas de autoestima y de seguridad en sí mismas, en tanto se sienten permanentemente excluidas o no interpeladas. El resultado es la sensación de incertidumbre acerca de si son o no comprendidas (...) O bien, que sus actividades o intervenciones serán siempre menos importantes que las de sus compañeros varones, agregado a ello el uso y la presencia constante de los estereotipos que aportan a las cualidades femeninas una significación negativa, comparadas a las positivas masculinas. (...)

« Otra de las consecuencias del uso androcéntrico del lenguaje es la mistificación de la realidad; cuando hablamos de "padres y apoderados", todos sabemos que nos estamos refiriendo especialmente a las madres; de la misma manera que cuando decimos "los profesores". De manera que no sólo contribuimos a crear problemas psicológicos, sino que, además, falseamos la realidad. La existencia de la diferencia sexual debería obligar a utilizar el masculino y el femenino cuando corresponde, o a expresarse con términos que representen realmente a ambos sexos.

« (...) la lengua, además de reflejar la sociedad, estructura la realidad, es decir, condiciona y limita el pensamiento, la imaginación y el desarrollo social y cultural. Hay un círculo vicioso ya que la discriminación de las mujeres se refleja en la lengua y, a su vez, este reflejo en la lengua refuerza la visión machista y androcéntrica de la sociedad y contribuye a perpetuarla.

« (...) evitar el abuso del masculino genérico [es] algo relativamente sencillo gracias a los múltiples recursos de la lengua española: colectivos (profesorado, en vez de profesores), perífrasis (la persona interesada, en vez del interesado), construcciones metonímicas (la infancia, en sustitución de los niños), desdoblamientos (los niños y las niñas), barras (Sr/a), omisión de determinantes o empleo de determinantes sin marca de género (cada contribuyente en lugar de los contribuyentes), utilización de formas personales genéricas o formas no personales de los verbos ("es necesario prestar más atención" por "es necesario que el usuario preste más atención"). Todas estas soluciones no son posibles en todos los contextos. Se trata de optar por la más adecuada, es decir, aquella que, sin atentar contra la gramática, no margine a la mujer en el discurso.

Un sencillo "manual de uso" para elegir un lenguaje igualitario

Quien desee no caer en el uso por inercia de un lenguaje sexista y depurar su expresión puede seguir unas sencillas normas, fáciles de interiorizar e incluir con total naturalidad en su habla y en su escritura.

  • Cuando sea necesario referirse a un grupo de personas en el que hay hombres y mujeres, utilizar genéricos colectivos.

    En lugar de escribir:
    El hombre; los profesores, padres y alumnos, los médicos, los ancianos, los adolescentes, los jóvenes, los electores, los profesores, los descendientes, los Derechos del Niño, los Derechos del Hombre.

    Se puede utilizar:
    El ser humano, la comunidad escolar, el personal médico, las personas mayores, la adolescencia, la juventud, el electorado, el profesorado, la descendencia, los Derechos de la Infancia, los Derechos Humanos.

  • Elegir nombres abstractos: Alcaldía, por alcalde o alcaldesa. Presidencia, por presidente o presidenta.

  • Usar dobles formas. Cuando se trata de nombrar a un grupo mixto, que precise evidenciar el femenino: Premio a la mejor empresaria o empresario del año.

  • No utilizar el término "mujer" como sinónimo de esposa, como no lo es el de hombre a esposo.

  • No usar la @. No es un signo lingüístico. Si se quiere economizar espacio puede recurrirse a dobletes con barra (/).

  • Respetar la orden ministerial por la que quedan regulados la denominación de títulos académicos: Diplomada, arquitecta, médica, enfermera u obrera.

  • Flexibilizar el orden de las palabras, no hay razón para anteponer por sistema el término masculino al femenino: Madres y padres, trabajadoras y trabajadores.

  • Dotar al discurso de homogeneidad. Cuando adoptemos una solución no sexista, mantenerla a lo largo de todo el texto, porque si no lo hacemos favorecemos la ambigüedad.

Manual de apoyo para municipalidades. Promoviendo la igualdad entre hijas e hijos de temporeras. Programa educativo para centros de atención de hijas e hijos a cargo de mujeres trabajadoras temporeras. Servicio Nacional de la Mujer. SERNAM, Chile. Año 2001.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat