Asakhira
Explorando territorios Patricia @révalo
Vamos siendo nuestra propia isla,
arriesgando leyendas
sobre los límites del mundo ...
                           Teresa Melo, Cuba


5.6.06  :: 18:06

WARNING!!
DON'T TOUCH!!
DO NOT REMOVE LABEL!
KEEP YOUR FINGERS!!!

¿Recuerda alguien aquellos tiempos en que no éramos tan inútiles? ¿Aquellos tiempos en los que se podía echar un vistazo al interior de algo, entender cómo estaba hecho y hasta componerlo? Un automóvil, una cámara, una licuadora, por ejemplo. ¿Y los tiempos en que las cosas estaban hechas para durar, resistir el uso, y no para ser reemplazadas tras un determinado tiempo?

Por eso no es sorprendente que los viejos Mercedes Benz sigan transitando las calles de La Habana en Cuba. Son simples y resistentes.


Headlight, Habana, Cuba
Foto de Tommy Huynh

Pero la sociedad de consumo que somos nos ha acostumbrado a la complejidad inútil y al reemplazo; y por eso nos asombra que las cosas viejas tengan compostura y sigan haciendo lo que han hecho siempre.

Claro que las nuevas cosas tienen más funciones. Inútiles la mayor parte de ellas. Cualquier cosa que se no se sepa usar, debiera ser considerada inútil, hasta perniciosa por complicar sin necesidad.

Necesitaba una licuadora. Una que simplemente licue, On/Off. No encontré sino para pseudoprofesionales con diez velocidades que jamás me voy a acordar de para qué sirven.

Los controles necesarios para hacer más cosas innecesarias complican los diseños al punto que convierten el más simple de los aparatos en una caja negra. Negra y frágil. Y eso que aún no he hablado de los aparatos digitales. ¿Cuántos utilizan todas las funciones de su teléfono celular? ¿Cuántos las de su cámara digital?

La tendencia de la tecnología, de la manufactura y de otras artes y artimañas, es el ocultismo. Las cosas cotidianas ya no son entendibles y apenas si son comprensibles. Comprendemos su principal uso, pero no qué son ni todo lo que hacen ni cómo...

Y uno pierde la curiosidad. Aquella curiosidad natural por entender las cosas va quedando rezagada ante la necesidad de especializarse en unas cuantas. Armar el gato que viene con el auto para cambiar una llanta, por ejemplo, requiere ya de un curso de especialización no sólo por marca automotriz sino por modelo.

Sólo las cafeteras industriales, las licuadoras industriales y los gatos profesionales son simples. On/Off.

Todavía no hace mucho, cuando la cinta se atoraba en la VHS o el diskette en la PC, podía aplicar las mismas técnicas primitivas de jalar y oprimir resortes que aprendí recuperando y rebobinando las cintas de cassettes que se tragaba mi vieja grabadora. Pero el DVD no se deja hacer nada. No funciona y punto. Pregunto si se le puede componer y se me recomienda, por el precio de sustituir las partes que ya duraron lo que debían de durar, mejor comprar otro.

Antes de Einstein la cosa era fácil. Después nunca más.

Ya que tendré que comprar otro DVD, decidí abrir, partir, destrozar el que tengo. Quise echarle un ojo por dentro antes de tirarlo a la basura.
¡Qué inutilidad!
WARNING!!
DON'T TOUCH!!
DO NOT REMOVE LABEL!
KEEP YOUR FINGERS!!!

Somos terriblemente frágiles. Dependientes.

|

























Los Enlaces




Donde El Viento No Tiene Prisa



Donde Se Detuvo El Viento



Sitios de Información



Sitios para Ver, Leer
y Seguir Buscando



El Archivo



El Fondo



Servicio suministrado por FreeFind






Las Aguas

Blogs México
Bitacoras.com
Blogueratura.com



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.






[Powered by Blogger]
Weblog Commenting by HaloScan.com
Links
Shirin Neshat